La productividad y su relación con las emociones

Uno de los aspectos primordiales dentro de una empresa, es la productividad que se genera dentro de la organización. Este factor no sólo tiene un impacto directo dentro de la compañía sino también en el ambiente laboral que se vive. Sabemos que la productividad permite que se alcancen diversos objetivos, los cuales tienen que ver con aspectos profesionales y personales; y aunque el factor de la productividad es esencial, es verdad que no todas las empresas logran tener este elemento. Esto puede deberse a distintos factores en los cuales, participan los miembros de la organización.

¿Por qué se dice que la productividad son cuestiones emocionales?

Es bien conocido que las emociones pueden lograr un cambio significativo en el modo en el que nos expresamos y cómo actuamos. Por eso, la clave para aumentar la productividad dentro de una compañía, es motivar a los integrantes de esta. Por ejemplo, para una compañía de headhunters México, es importante analizar los niveles emocionales de los candidatos para saber si el estado de productividad puede ser benéfica para las empresas.

¿Cómo puede una persona mejorar sus niveles de productividad?

Las personas interesadas en el tema, deben de tener en cuenta el ánimo y las emociones en las que se encuentran porque, como se mencionó, las emociones pueden ser un factor clave para mejorar o bajar los niveles de productividad.

Dile adiós al miedo

El miedo, es sin duda alguna, uno de los elementos que más pueden frenar a los individuos a mejorar su crecimiento laboral y personal. El miedo es una de las emociones que mayor impacto negativo puede tener, porque puede ser paralizante. Esta emoción se genera, normalmente, cuando una persona tiene que empezar un proyecto nuevo porque existe el temor a que pueda fracasar. En vez de que haya un cierre y dejar que el miedo se apodere de las decisiones y acciones, es mejor que al momento de presentar esta emoción, se busquen métodos para no dejar que el miedo nos influencie.

Aumentar la confianza

Junto con el miedo, puede estar la confianza. Y es que, al momento de tener miedo, nuestros niveles de confianza disminuyen significativamente. Recordemos que la confianza permite que los individuos puedan desarrollar las actividades de manera segura. Entonces, en vez de estar pensando en si tenemos confianza o no, lo mejor es pasar directo a la acción, porque si no se pasa a la acción, nunca se podrá saber si uno es capaz de desarrollar ciertas actividades o si se poseen las habilidades para desempeñar el trabajo solicitado.

No dejes que la pereza te consuma

Es verdad que muchas veces se puede estar cansado, pero la pereza es uno de los enemigos principales de la productividad. Principalmente porque cuando la persona presenta este cansancio, deja de lado sus actividades o baja su nivel para poder descansar un poco. Algo que puede hacer la empresa para que no ocurra esto, es otorgarle a los trabajadores momentos de descanso, en donde los integrantes puedan distraerse un rato para posteriormente empezar sus actividades con mayor concentración.

Gestionar el tiempo

Otro de los enemigos de la productividad es la mala organización, por ello, es necesario que las personas sepan gestionar su tiempo para que puedan tener mejor organización en sus actividades. Hoy en día, existen muchas aplicaciones que le permitirán a los individuos equilibrar sus actividades y el tiempo que le otorgan a cada una de ellas.